Seleccionar página

EL JABÓN NEGRO es un jabón elaborado saponificando grasas vegetales con Hidróxido de Potasio, conocido comúnmente como potasa.

Esta saponificación da, a diferencia de los elaborados con Hidróxido de Sodio (conocida como sosa), unos jabones en pasta, densos, que no llegan a solidificar del todo, traslúcidos, y dependiendo de las grasas empleadas, con un color más o menos ambarino.

Era una asignatura pendiente para mí el formular y elaborar un jabón potásico. Y ayer me lancé y me sorprendió.

Como para todo jabón, va a estar curándose un tiempo, ¡y estoy deseando probarlo!

Jabón Negro made in SAVONEKO


Ahora, un poco de HISTORIA:

En Occidente son de sobra conocidos el Jabón de Castilla y el Jabón de Marsella, pero también se han introducido otros de orígenes más exóticos como el Jabón de Alepo y el Jabón Negro Africano. Este último quizás el menos usado en España al contrario que en Francia dónde lo llaman SAVON NOIR y lo emplean en la limpieza del hogar y de la ropa.

Cuando hice un viaje a Marrakech no pude evitar comprarme un tarrito con lo que ellos llaman JABÓN BELDI, que no significa otra cosa que jabón hecho allí.

Su uso tradicional se da en los hammams, en los cuales (te aviso) has de llevarte tu jabón beldi, una toalla y unas chanclas, eso si vas a un verdadero HAMMAM, y no a un spa donde el resultado no va a ser ni parecido.

El Jabón Beldi se elabora con Aceite de Oliva, Agua y Potasa (obtenida de la ceniza). A esta fórmula base, hay quien le añade pasta de aceitunas negras maceradas en sal; aceites esenciales; hojas de eucalipto molidas…

Muy rico en vitamina E, limpia profundamente, detoxifica y exfolia la piel de manera natural y sostenible.


CÓMO SE USA:

Abrimos el agua caliente y creamos una nube de vapor. Ésta abrirá los poros de nuestra piel. Aplicamos el Jabón Beldi sobre la piel húmeda y caliente, y nos relajamos de 5 a 10 minutos sin retirarlo de la piel.

Transcurrido ese tiempo, nos enjuagamos bien, y con un guante kessa frotamos de arriba a abajo (y no en círculos). Veremos cómo la piel muerta se desprende. Otro enjuague y listos para aplicar si nos place o si lo necesitamos un tratamiento posterior. Lo ideal es un masaje con Aceite de Argán, ya que estamos con un ritual marroquí, pero cualquier otro aceite vegetal nutritivo nos valdrá.

¿Cada cuánto repetirlo? Cada semana o cada 15 días, dependiendo de la sensibilidad de cada piel.

Este tratamiento se puede usar también para el rostro, evitando el contorno de los ojos y el de los labios, dejándolo sobre la piel 2 minutos. Enjuagar muy bien, aplicar un hidrolato y un buen aceite orgánico específico.


CÓMO ACTÚA:

Hemos dicho que exfolia…¿pero si no lleva ningún añadido?

El jabón potásico ablanda e hincha la piel muerta, por lo que luego al retirarlo y después con la ayuda del guante kessa, toda ésta se va con el agua de enjuagarte. Podemos encontrar jabones beldi realizados con aceite de oliva y pasta de aceitunas negras molidas (con su hueso). Esa fórmula realiza además de una exfoliación química una también mecánica.


¿TODOS LOS JABONES NEGROS SON ASÍ?

Pues no. Pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.

 

COMPARTIR: